Lema 2012/2013: "Atrévete a mirar"

Este curso, el objetivo educativo tiene este lema: ¡atrévete a mirar! A través de este lema, del cartel y de varias canciones hacemos esta propuesta para que quede en la base de la programación anual de los centros.

En un mundo con tanto ruido, con tanta velocidad, en el que las cosas se hacen viejas en tan poco tiempo, en una sociedad tan impactante como la del siglo XXI en

la que las cosas parece que cambian de sentido... hacemos la propuesta de volver a mirar, de renovar nuestra mirada y de ser valiente para saber contemplar otras cosas que no hacen tanto ruido ni van tan deprisa. ¡Atrévete a mirar!, que es el lema escogido, hace referencia a la actitud personal de tener la intención de contemplar otras cosas, de salir de uno mismo, de tener una actitud de apertura a la novedad y a los demás, de tomar la iniciativa. Evocamos la idea de dejarnos sorprender, de saber contemplar en silencio y de aprender a mirarse a uno mismo, que también es necesario a veces.

Este objetivo educativo es una llamada a la búsqueda personal de aquello que nos enriquece, una mirada que también nos sirve para identificar aquellas otras cosas que no nos hacen bien ni a nosotros ni a los demás. Una mirada positiva desde la que implicarnos en la realidad de nuestro mundo y continuar transformándolo.

El mundo se nos presenta como un don y regalo de Dios… y  también como una tarea. Por eso queremos:

  • Lanzar la mirada hacia fuera y ser sensibles a todo lo que nos rodea.
  • Promover el compromiso con las personas y con las ideas
  • Provocar la apertura a los otros, a la realidad, al mundo, y a nuestro propio encuentro personal.
  • Descubrir las personas y experiencias que merecen la pena.
  • Compartir con los demás nuestro camino, ilusiones, esperanzas, proyectos y nuestra vida.
  • Contemplar, reconocer y dar gracias a Dios  por la creación.

El cartel

Imagen y autor

El cartel para el curso 2012-2013 es obra del arquitecto y artista Andrés Gil Crespo. Andrés es de Bilbao, pertenece a una fraternidad marista y colabora con los Grupos Marcha del colegio.

Descripción e interpretación

La escena que se representa se sitúa en un paisaje que simboliza nuestra realidad, nuestro mundo, nuestro hábitat. Un cielo casi nocturno: ¿una dificultad o un reto? ¿Nos asusta o nos incita a la aventura? La anochecida como escenario, con un encanto especial. La realidad que nos rodea y que no siempre se nos presenta con claridad. O que incluso tratamos de evitar.

En el paisaje hay elementos propios y significativos: flores o violetas. Partimos de nuestro marco, de nuestra realidad más concreta, del suelo que pisamos.

Descubrimos que en el cielo hay algunos elementos: astros, planetas, estrellas... y otros elementos simbólicos. Según los vamos descubriendo van adquiriendo matices, colores y formas, que nos presentan multitud de realidades y dimensiones, todo un mundo por descubrir que está ahí.

Un personaje aparece en acción: alguien toma la iniciativa: quiere descubrir, averiguar, conocer… abrirse a la realidad. Y utiliza los medios que tiene a su alcance: el telescopio; y sobre todo, su propia curiosidad y sus ganas de aprender, de conocer otras realidades, de actuar, de ser protagonista.